De revelaciones, “apariciones”, “mensajes” y “videntes” de la Virgen Santísima.

          En los últimos siglos se ha acrecentado las apariciones de la Santísima Virgen María. Pero, en estos últimos años hay apariciones, y mensajes por todos los puntos del planeta y cada uno presentado con mayor espectacularidad.

           Parecería ser que hay una “sed” de fenómenos sobrenaturales, que impacten sobre los sentidos, cada vez más demandados. No es mi propósito aquí analizar este fenómeno socio-religioso.

Lo que verdaderamente me preocupa es el problema teológico de fondo que estos fenómenos tienen. Sobre todo porque a los supuestos mensajes de la Virgen se le atribuyen un valor y un alcance superior incluso a la Revelación misma. Lo que se busca es algo como una prueba de la fe. Es decir, que los fenómenos extraordinarios y las “revelaciones privadas” prueben y expliquen casi científicamente la fe, o que comuniquen una experiencia sensorial que mueva a tener más fe.

Creo que todo esto es bastante contrario a la Sagrada Escritura y a la Revelación. Incluso a las enseñanzas de grandes maestros de la espiritualidad y la teología. Para poner un ejemplo de estos maestros y del tema que estamos abordado, quiero presentarles a un maestro espiritual “indiscutible” por su alcance a través del tiempo. Un clásico en teología espiritual. Me refiero a SAN JUAN DE LA CRUZ. Tomaremos un texto del “Tratado de san Juan de la Cruz, presbítero, Subida del monte Carmelo” (Libro 2, cap. 22, núms. 3-4).

Para comprender mejor el texto le formularemos algunas preguntas.

1. ¿Por qué en el Antiguo Testamento aparecen grandes manifestaciones de Dios y grandes prodigios? Y, ¿Porqué Dios respondía en visiones a los profetas?

La principal causa por que en la ley de Escritura eran lícitas las preguntas que se hacían a Dios y convenía que los profetas y sacerdotes quisiesen revelaciones y visiones de Dios era porque aún entonces no estaba bien fundamentada la fe ni establecida la ley evangélica, y así era necesario que preguntaran a Dios y que él hablase, por palabras, por visiones y revelaciones, en figuras y semejanzas, entre otras muchas maneras de significaciones. Porque todo lo que respondía, y hablaba, y revelaba eran misterios de nuestra fe y cosas tocantes a ella o enderezadas a ella.

¿Porqué desde Nuestro Señor Jesucristo en adelante lo anterior ya no es válido?

Pero ya que está fundada la fe en Cristo y manifiesta la ley evangélica en esta era de gracia, no hay para qué preguntarle de aquella manera, ni para qué él hable ya ni responda como entonces, porque en darnos, como nos dio, a su Hijo, que es una Palabra suya -que no tiene otra-, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra, y no tiene más que hablar.

¿Podemos encontrar una afirmación en el Nuevo Testamento que nos aclare esto?

Y éste es el sentido de aquella autoridad con que comienza san Pablo a querer inducir a los hebreos a que se aparten de aquellos modos primeros y tratos con Dios de la ley de Moisés y pongan los ojos en Cristo solamente, diciendo: Lo que antiguamente habló Dios en los profetas a nuestros padres de muchos modos y de muchas maneras, ahora, a la postre, en estos días nos lo ha hablado en el Hijo todo de una vez. En lo cual da a entender el Apóstol que Dios ha quedado como mudo y no tiene más que hablar, porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado en él todo, dándonos al Todo, que es su Hijo.

¿Es aceptable, después de Cristo pedir cosas extraordinarias o novedades?

Entonces, el que ahora quisiese preguntar a Dios o querer alguna visión o revelación, no sólo haría una necedad, sino haría agravio a Dios no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra alguna cosa o novedad.

¿Hay algo fuera de Jesucristo y su Palabra que nos revele algo nuevo?

Porque le podría responder Dios de esta manera: «Si te tengo ya habladas todas las cosas en mi Palabra, que es mi Hijo, y no tengo otra, ¿qué te puedo yo ahora responder o revelar que sea más que eso? Pon los ojos sólo en él, porque en él te lo tengo todo dicho y revelado, y hallarás en él aún más de lo que pides y deseas. Porque desde aquel día que bajé con mi Espíritu sobre él en el monte Tabor, diciendo: Éste es mi amado Hijo en que me he complacido; a él oíd, ya alcé yo la mano de todas esas maneras de enseñanzas y respuestas y se la di a él. Que si antes hablaba, era prometiendo a Cristo; y si me preguntaban, eran las preguntas encaminadas a la petición y esperanza de Cristo, en que habían de hallar todo bien como ahora lo da a entender toda la doctrina de los evangelistas y apóstoles.»

Conclusiones

            Mucha gente se aferra de un modo desproporcionado a fenómenos supuestamente extraordinarios. Sin embargo, muchas veces, no revelan una fe auténtica.

Por otro lado, en las multitudes que aprecian desproporcionadamente estos hechos, no se aprecia un compromiso eclesial.

San Juan de la Cruz lo da a entender muy claramente: Dios ya lo “dijo todo” en Jesucristo, fuera de Él no puede haber otra novedad. Sería una ofensa pedir signos, milagros, revelaciones, mensajes porque Dios ya entregó todo lo que tenía.

Creo que una frase puede revelar sintéticamente este tema: Pon los ojos sólo en él, porque en él te lo tengo todo dicho y revelado, y hallarás en él aún más de lo que pides y deseas”.

Pbro. Daniel J. Varayoud.

8 de diciembre Solemnidad de Nuestra Madre María Santísima, LA INMACULADA CONCEPCIÓN.

Anuncios
Categorías: Opiniones, Pbro. Daniel Varayoud | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “De revelaciones, “apariciones”, “mensajes” y “videntes” de la Virgen Santísima.

  1. Nenin Varayoud

    necesito comunicarle con el Pbro Daniel Varayoud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: